viernes, 26 de agosto de 2011

LOS PRIMEROS EN PARIS

«Por dondequiera que voy, siempre he de encontrar españoles».

General Leclerc, al llegar al campo de concentración de Dachau.

Al caer la noche del 24 de agosto de 1944, los primeros soldados aliados entraron en París, todavía ocupada por los nazis. Se trataba de una pequeña avanzada pero de enorme efecto psicológico. Esos soldados, oficiales y suboficiales, tripulaban vehículos fabricados en EE.UU., llevaban bandera francesa, provenían de Gran Bretaña y casi todos eran españoles. Era la Novena Compañía del capitán Dronne, del Regimiento "Marcha del Chad", conocida como La Nueve de Dronne.

Los camiones semiorugas de La Nueve tenían nombres españoles: Guadalajara -el primero que llegó- Brunete, Ebro, Santander, Belchite, Jarama, Teruel, Guernica, Madrid, España Cañí y Don Quijote (el vehículo de mando ¿qué otro nombre podía tener?).

Injustamente borrados de la historia por mezquinos intereses políticos, recién en febrero de 2010 la alcaldía de París les hizo un homenaje. Se reproducen abajo fragmentos de texto de sitios web con sus links.

http://javier43.wordpress.com/2010/

«No hay que obedecer órdenes idiotas. Dronne, tome a sus hombres de la Novena y entre en París. Diga a los parisinos que toda nuestra división estará con ellos, mañana», le dijo el general Leclerc, un día antes de que se produjera la liberación la capital francesa de la ocupación nazi, al capitán Raymond Dronne, responsable de la Novena compañía de la II División Blindada. «La Novena», como se la conocía en el argot de la época, fue una compañía especial creada para dar la mayor eficacia operativa a la II División de Leclerc, en donde se reagruparon a los refugiados republicanos que habían salido de España tras la victoria de Franco en la Guerra Civil. Tres de aquellos héroes españoles de la II Guerra

Mundial que formaban parte de la ya legendaria Novena compañía, han recibido hoy la medalla Vermeil de París, la mayor distinción de la ciudad, de manos del concejal de Relaciones Internacionales, Pierre Schapira, quien evocó el «infinito reconocimiento» y la «deuda eterna» de los parisinos con los combatientes españoles: «Estos españoles son los héroes olvidados de la victoria de los aliados contra la barbarie nazi», afirmó el Ayuntamiento de París en un comunicado.

........................................................

http://www.rtve.es/noticias/20100224/francia-rinde-homenaje-a-tres-ultimos-supervivientes-espanoles-nueve/320095.shtml

De Gaulle y el Consejo Nacional de la Resistencia desfilaron por los Campos Elíseos con escolta española: los semiorugas de La Nueve, bautizados con los nombres de 'Madrid', 'Don Quichote', 'Guadalajara', 'Brunete' o 'Ebro'.

La historia que comenzó a ser contada entonces no admitía más participación en la Liberación que la francesa.

"El discurso que da De Gaulle en el Hotel De Ville al día siguiente de que los españoles llegaran a París excluye toda participación extranjera en la liberación de Francia", afirma Alberto Marquardt, director del documental 'La Nueve, los olvidados de la victoria'.

"París. París ultrajada. París rota. París martirizada. Pero París liberada", decía De Gaulle en su discurso. "Liberada por ella misma. Por su pueblo, con el concurso de los ejércitos de Francia, con el apoyo de toda Francia, es decir, de la Francia que lucha, de la única, de la auténtica Francia, de la Francia eterna".

Marquadt considera que, para De Gaulle, el problema principal es la unificación de Francia, "donde el ejército ha sido colaborador con los alemanes, donde ellos, De Gaullle, particularmente, son una minoría y necesita restablecer una historia que es una ficción".

..........................................................

http://www.lainsignia.org/2004/junio/cul_016.htm

"De vez en cuando se afirma que la historia no ha sido justa con las decenas de miles de españoles que combatieron en la Segunda Guerra Mundial. Es cierto, pero es una afirmación demasiado corta. En todo caso habría que decir que los gobiernos de Inglaterra, Francia y Rusia -mencionar al salvador in extremis del franquismo, EEUU, sería un contrasentido- se olvidaron tan rápidamente de ellos como antes habían vendido a la II República abandonándola a los ejércitos italianos y alemanes. Desde luego, las imágenes de la liberación de París son contundentes en cuanto a la importancia de la contribución española al fin del nazismo y muy simbólicas cuando se trata, como todavía hoy se trata, de poner las cosas en su sitio. La próxima vez que tengan ocasión de contemplar algún documental de la época, observen los nombres que aparecen en los primeros blindados que entraron en la capital francesa: Madrid, Guadalajara, Ebro, Teruel, Belchite, Brunete, etc. Todos, pertenecientes a tripulaciones españolas de la 2ª división blindada de Leclerc. Todos, con nombres de batallas de la Guerra Civil española. Todos, menos uno. Federico Moreno lo cuenta así:"

Los españoles habíamos celebrado una especie de asamblea para ver qué nombres les íbamos a poner. Hubo infinidad de sugerencias y no pocas discusiones, porque cada tripulación, como era lógico, quería darle varios nombres. Los había para todos los gustos (…) hasta que yo, con los otros jefes españoles, decidimos cortar por lo sano y darles nombres de batallas de nuestra guerra y en paz. 'Y al mío -recalqué- le pondremos Don Quijote, por ser el papel que estamos desempeñando nosotros desde que salimos de nuestra tierra'.»"

....................................................

Otros links en la web:

http://www.lanueve.net/inicio.php

http://www.artehistoria.jcyl.es/batallas/contextos/3940.htm